Prólogo de Ética y Técnica en el Acompañamiento Terapéutico

Tapa de "Ética y Técnica en el Acompañamiento Terapéutico"Acercamos el prólogo realizado por el Prof. Dr. Gilberto Safra del libro “Ética y Técnica en el Acompañamiento Terapéutico. Andanzas con Don Quijote y Sancho Panza“.
En este libro Kleber Duarte Barreto realiza un análisis muy interesante sobre las intervenciónes y la posición ética del AT a la luz de las conceptualizaciones clínicas Winnicotteanas


PRÓLOGO
*Por Prof. Dr. Gilberto Safra

La conceptualización elaborada por Winnicott sobre objetos y fenó­menos transicionales demanda que se tenga, en la situación clí­nica, principios y actitudes diferentes de aquellos tradicionalmente adoptados en la clínica psicoanalítica.

Las características biológicas y las potencialidades psíquicas del bebé hacen que él necesite de un tipo de cuidado que solo podrá ser suministrado por alguien que esté, frente a él y a su desarrollo, en un estado de devoción y de relación empática. El bebé tiene, desde el inicio de su vida, una singularidad, que se manifiesta por su ritmo biológico, su potencial muscular, por la manera como los diversos órganos de los sentidos se manifiestan y se desarrollan. Es fundamental que esas características sean captadas e integradas en la manera cómo él será cuidado por el otro. Evidentemente, el otro estará, también, presente con sus características, con su historia, con su cultura. Lo importante es que esta relación se constituya de tal forma que le posibilite al bebé existir como ser, y no sólo como organismo biológico. Esto significa que el bebé pueda ser reconocido por la madre y pueda inscribir sus características en la subjetividad de la madre, lo que le permitirá desarrollar un sentido de continuidad y un cierto estilo de ser.

Estos dinamismos constituyen un fenómeno en que el bebé y el otro viven en un estado en que no tiene sentido hablar de sujeto y objeto, sino de unidad de ser. Tenemos entonces el establecimiento de la situación de ilusión, en la cual lo  que es necesitado es encontrado y aparentemente creado. Se trata del nacimiento de la realidad subjetiva, responsable por el establecimiento del ser del bebé en el mundo humano. Es importante esclarecer que la situación de ilusión señalada por Winnicott no tiene relación con el concepto de ilusión utilizado en la psiquiatría. La ilusión en la psiquiatría es entendida como un disturbio perceptivo en que un objeto de la realidad es distorsionado y visto por el individuo de forma subjetiva, mientras que la ilusión de Winnicott crea la posibilidad de constituir el sentido mismo de realidad.

A medida que el bebé prosigue en mi proceso madurativo se va dando la posibilidad de que punía discriminar el sí mismo del otro, lo que permite, gradualmente, que él pueda no solo existir en el mundo humano, sino ser con otros humanos. Surgen, entonces, las condiciones para la entrada en la realidad compartida,

Es interesante observar que la ilusión vivida en el primer estadio del proceso madurativo va sufriendo metamorfosis. No es posible ir en dirección a la realidad compartida sin que se pueda encontrar en ella algo de si mismo. Tenemos aquí el fenómeno de la ilusión al servicio de la constitución y mantenimiento de la realidad compartida. De la misma forma, en determinado momento es posible crear una tercera realidad: la intermediaria. Esta tercera realidad llamada por Winnicott ‘transicional’ permite que el individuo pueda suspender el juicio de lo que soy yo o el otro, del adentro y del afuera; del pasado, del presente y del futuro, de lo imaginado y de lo sucedido. Se abre el campo para el juego, el hacer de cuenta, el era una vez, y para el reposo activo. El ser del hombre se crea y recrea en este espacio intermediario en formas artísticas a través de las palabras, imágenes, sonoridades, todo lo que pueda ser utilizado como medio de constituir su experiencia existencial.

El mundo en el área intermediaria no es sólo el lugar de encuentro con el otro, sino también consigo mismo, con el porvenir y con lo que nunca existirá. En él tenemos un espacio privilegiado de. intervención en que los diferentes elementos de la organización del self pueden ser trabajados o incluso constituidos. El hecho es que no siempre el paciente tiene la posibilidad de funcionar en esta área, lo que significa que el profesional necesitará disponer de esta capacidad para trabajar con los aspectos del self de su paciente. Winnicott ya afirmaba que, si el paciente no puede jugar, el primer trabajo del analista será ayudarlo a ser capaz de jugar.

Cuando trabajamos dentro del área de los fenómenos transi­cionales, podemos servirnos del mundo como campo de juego. En esta perspectiva, la calle, los elementos de lo cotidiano, las situaciones presenciadas en nuestro caminar por la ciudad, los objetos de la cultura,

Ética y técnica en el acompañamiento terapéutico

pueden ser instrumentos de intervención para la movilización y /o constitución del self del paciente, siempre que el profesional tenga esta habilidad. Se rompe el espacio del consultorio, ampliándolo, para ir hacia el mundo, el espacio donde el acontecer humano se da.

Kleber Barretto, a través de este trabajo, presenta de manera consistente y divertida cómo ocurren esos procesos en su práctica. Se trata de un libro en que el lector tendrá la oportunidad de conocer más profundamente los principios de la clínica winnicotteana, a través de situaciones clínicas y lo más interesante: teniendo él mismo una experiencia en el campo de los fenómenos transicionales. A través del uso de un objeto cultural, la obra de Cervantes, Kleber lleva al lector a una situación de ilusión, en la que, al acompañar las aventuras de Don Quijote y Sancho Panza, va acompañando las situaciones teórico- clínicas del autor del libro. El lector es capturado para tornarse, también, un participante de las mismas aventuras clínico-literarias narradas a lo largo del texto.

Es importante señalar, además, que podemos ir percibiendo a lo largo de la lectura cómo la función de acompañante terapéutico se desplaza por los participantes de la aventura. En un momento, el acompañante es el profesional, en otro, el así llamado acompañado, en otros inclusive, el acompañante será Don Quijote o Sancho Panza. De esta manera, vemos ocurrir el fenómeno transicional: la función no es poseída por nadie, ella se da allí donde ella puede ocurrir.

Pienso que Kleber realiza con este libro una contribución fundamental, no solo para el campo del acompañamiento terapéutico, presentando un modelo de trabajo en esta área, firmemente con- ceptualizado, sino también para el campo del psicoanálisis. Winnicott, con los conceptos que formuló, ha obligado al psicoanalista a repensar su trabajo clínico. El hecho es que el analista, en la perspectiva winnicotteana, interviene no sólo con la palabra, sino también con los objetos del mundo, de la cultura. No sólo acompaña, sino que es acompañado.

Otro hecho que debe ser señalado es que este libro fue originalmente la disertación de maestría de Kleber. Con eso quiero llamar la atención del lector para un modelo profundamente original de realización de un trabajo académico. El estilo de su autor, su expe­riencia de vida forman parte de su estrategia de investigación y de construcción del texto académico, sin que se pierda el rigor inherente a un trabajo de tal porte.

Kleber acostumbra citar en charlas con sus amigos un fragmento de uno de los diálogos del film de Wim Wenders “Las Alas del deseo”: Para que se pueda ser salvaje es preciso ser capaz de mantener la seriedad! Pienso que esta frase sintetiza la manera de ser de Kleber que el lector podrá saborear a lo largo de este libro.

Invito al lector a montar en su alazán y cabalgar con nuestros amigos por los campos de la transicionalidad. ¡Buen viaje!

San Pablo, 9 de febrero de 1998.

*Prof. Dr. Gilberto Safra Instituto de Psicología de la Universidad de San Pablo — IPUSP Pontificia Universidad Católica de San Pablo – PUC-SP

Referencia: Kleber Duarte Barretto(2005): Ética y técnica en el acompañamiento terapéutico: andanzas con Don Quijote y Sancho Panza; Ed. Unimarco; Brazil.

« volver al listado de textos