Poemas

Por Paul Celan

Este bello compendio poético señala la singularidad de uno de los mayores poetas del siglo XX. Poseedor de un estilo que parece hermético, pero que como señalaron diversos comentadores es una apertura a la multiplicidad de sentidos. Poeta que marcó un paradigma en nuestra época por ser testigo en su obra y su vida del genocidio judío, y ser capaz de exprimir el lenguaje hasta el extremo del silencio.

 


Amapola y memoria (1952)

UNA CANCION EN EL DESIERTO
Una guirnalda fue tejida con hojas negruzcas en la comarca de Acra:
allí monté mi oscuro caballo y con la daga puncé en pos de la muerte.
Y de cuencos de madera bebí la ceniza de las fuentes de Acra
y con la visera cerrada cargué contra las ruinas del cielo.
Porque muertos están los ángeles y quedó ciego el Señor en la
comarca de Acra,
y no hay nadie que el sueño me cuide de los que llegaron aquí a su
reposo.
Quedó destrozada la luna, la florecilla de la comarca de Acra:
florecen así, imitando las espinas, las manos con anillos
herrumbrosos.
Y así debo inclinarme por fin, para el beso, cuando rezan en Acra…
¡Oh mala fue la coraza de la noche, rezuma la sangre por las hebillas!
Y así me convertí en su hermano sonriente, el férreo querube de Acra.
Así pronuncio yo el nombre y aún siento el ardor en las mejillas.

EN VANO pintas corazones en la ventana:
abajo el duque del silencio
alista soldados en el patio del castillo.
En el árbol iza su pendón — una hoja azulándose cuando cae el
otoño,
reparte la brizna de la melancolía y las flores del tiempo entre el
ejército;
con pájaros en el pelo avanza a sumergir las espadas.
En vano pintas corazones en la ventana; un Dios está entre las
tropas,
envuelto en la capa que antaño cayó de tus hombros, de noche, hacia
la escala,
antaño, cuando ardía el palacio, cuando hablaste como los hombres:
amada…
El no conoce la capa y no llama a la estrella y sigue a la hoja que
oscila adelante.
“Oh brizna”, cree escuchar, “oh flor del tiempo”.

CHOPO, tu follaje mira blancamente hacia lo oscuro.
El cabello de mi madre nunca se hizo blanco.
Diente de león, así de verde es la Ucrania.
Mi rubia madre no regresó al hogar.
Nimbo, ¿te demoras junto a la fuente?
Mi callada madre llora por todos.
Redonda estrella, tú rizas el dorado bucle.
El corazón de mi madre fue herido de plomo.
Puerta de roble, ¿quién te dislocó de los goznes?
Mi dulce madre no puede venir.

FUENTE: www.philosophia.cl

Descargar Fragmento del libro

 

« volver al listado de textos